Entre la nada y la pena

Escucho estos días cómo las dos partes enfrentadas en el conflicto de Catalunya se identifican con la pena, unos para convertirse en víctimas y los otros en verdugos; la pena vale para casi cualquier cosa porque en ella caben todas las expectativas y todas las derrotas: me da pena pero nos vamos, me da pena pero tenemos que quedarnos. Así, los grandes sentimientos han tomado posición en este conflicto que solo acaba de empezar. Nadie quiere saber realmente qué pasa y por qué pasa, lo que queremos es llorar o reír, que el nacionalismo de un signo u otro nos sacuda porque la vida es insoportablemente aburrida e injusta. Vitorear a la policía o insultarla: esa es la cuestión.

Que el mismo Presidente de la Generalitat pida diálogo después de infringir la ley es la muestra inequívoca de que estamos frente a un teatro en el que todo sucede de forma virtual. Habrá declaración de independencia y no la habrá. Es el signo de los tiempos que nos ha tocado vivir: tener amigos en Facebook a los que no conocemos, colgar fotos en Instagram creyendo que la felicidad es ese escaparate mentiroso. Todo sucede en diferido y todo es una mera puesta en escena de una tragedia que no termina nunca de empezar.

El patetismo con el que unos y otros agitan las banderas nos coloca, a los que no creemos en los símbolos nacionales, en una perspectiva moral desde la que observar con malicia el desastre. Los que piden la aplicación del 155 no dicen una cosa importantísima: cómo se aplica. Lo mismo sucede en las filas de los independentistas: cómo se hace un país independiente. En este país nadie sabe nada pero a todos nos gusta opinar con vehemencia como si fuéramos expertos.

La manifestación del Domingo 8 no pidió la concordia o lo hizo en la misma medida en la que los catalanes pidieron la paz el día tres. Al nacionalismo no se le puede oponer un nacionalismo más potente, se le debe oponer la cordura, los argumentos y la razón. Mientras los patriotas se felicitan por la labor de la policía muy pocos se preguntan por qué fue un fracaso puesto que no se impidió la votación. También los mismos mossos que apaleaban indignados del 15M se han visto acusados ahora de cobardes.

Hay algo que está en juego más allá del independentismo catalán, y es el modelo de Estado, algo que Felipe VI ha visto con claridad, de ahí la contundencia con la que en su discurso defendió el orden y la ley, reivindicándose de esta forma así mismo. Olvidó el Rey en ese discurso que la Constitución dice sobre sus funciones: “arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones”. Así que perdió el monarca una oportunidad única de demostrar su neutralidad: el Rey no es neutral, no es el Rey de todos.

Entre la nada y la pena elijo la pena, decía un personaje de William Faulkner. Tomar partido por una u otra opción en el asunto catalán se ha vuelto imposible: son los otros los que te colocan la bandera, son los otros los que deciden si eres un fascista o un independentista. Así las cosas, el nacionalismo (el mal del siglo XX) vuelve sobre sus pasos porque parece que aún hay cuentas que saldar. La identidad amenazada no conoce la prudencia, basta con observar cómo nos enfadamos cuando alguien confunde nuestro nombre.

Moción de censura, Irene Montero y Rafael Hernando

No tuvo piedad Irene Montero y desde el inicio de su intervención manejó su discurso como un bombardeo implacable. El Infierno de su primera hora de intervención parecía interminable y tuvo un momento fantástico cuando enumeró uno a uno los casos de corrupción que tiene abiertos el partido popular en la audiencia nacional. Tardó minuto y medio en leerlos todos. La exhortación que más veces pronunció Irene Montero fue “qué vergüenza”. Mariano Rajoy miraba con el ceño fruncido y los labios apretados, como si no terminara de entender la indignación de la portavoz de Podemos. Hubo frases memorables, por ejemplo esta: “La clave era que desde lo privado se robaba mejor”. Creo que me gusta más el enfado de Irene Montero que el enfado de Pablo Iglesias. Una mujer enfadada siempre da miedo, algunos hombres enfadados solo dan lástima.

Rajoy empezó su intervención con cinismo y sorna, su registro habitual. Se fue agigantando mientras su bancada le aplaudía cada vez con más entusiasmo; yo creo que estuvo a punto de hacer un striptease en la tribuna espoleado por sus camaradas de partido que si siguen así van a pasar de la corbata y van a empezar a llevar camisetas heavies al Parlamento, especialmente las floridas portadas de la dama de hierro, un nombre con el que siempre están de acuerdo los populares. Rajoy citó a Montesquieu, Torquemada, Quevedo, Jonathan Swift, creo que nunca oí citar tanto a Rajoy en un debate. Le dijo algo a Iglesias que me gustó especialmente: “para perder cualquier candidato vale, incluso usted, señor Iglesias Turrión”. También arrancó algunas risas del público demostrando que lo suyo es un asunto muy serio.

Defendió la moción Pablo Iglesias Turrión al que empiezan a colocarle ya el segundo apellido para que se sepa de quién estamos hablando. Dos horas y pico. Ese es el tiempo que tardó Iglesias Turrión en explicar sus ideas. Hubo duelo entre Iglesias y Rajoy, quizá lo mejor de estos dos días, porque hubo pasión y respeto, suciedad y goce, como en el sexo. Se reprocharon simbologías imaginarias y verdades presidiarias, pero una cosa quedó medio clara: ahora mismo el líder de la oposición es Pablo Iglesias, quizá era ese el mensaje que quería lanzar a la opinión pública con su moción de censura.

El segundo día tuve un deja vu: Rivera e Iglesias me recordaron peligrosamente a González y Suárez. Ha tenido una oportunidad de oro Albert Rivera para apuntalar sus logros y derribar las aspiraciones de Podemos pero le faltó pegada frente al colmillo retorcido de Iglesias, que sabe cómo meter el dedo en las heridas de Ciudadanos; tal es así que en las propuestas de Iglesias apareció por error el secreto bancario y el líder de Podemos no se inmutó. Esa indiferencia en los propios errores es lo que le falta a Rivera para terminar de postularse como posible Presidente.

Los mismos políticos que les pedían a los indignados que se presentaran a las elecciones se quejan ahora desde el atril del Parlamento por la extensión de sus discursos. Son demasiado aburridos, dicen. Estoy hablando, claro, de Rafael Hernando, la gran estrella de la moción de censura. Tuvo el político popular dos momentos memorables que no recoge hoy ningún periódico. Uno: le dijo Hernando a Iglesias que las interrupciones entraban dentro de la normalidad en la cámara. Dos: Le afeó que no hubiera nombrado a Ignacio Etxebarría. Retrató muy bien Hernando la política de este país de los últimos 40 años y resulta curioso que se le acuse a Podemos de montar “circos” teniendo los populares al domador Hernando. Algunos políticos del Partido Popular se comportan como lo que son: niños mimados que desde que nacieron lo tuvieron todo hecho, niños a los que les mandaron implacablemente y se extrañan ahora de que alguien distinto de ellos quiera mandar. Rafael Hernando repitió varias veces lo aburrido que había sido el discurso de Iglesias. Si ven rastas hablan de lavarse el pelo y si escuchan un discurso de dos horas dicen que es aburrido. Esta es la seriedad del PP.

Seguridad

La seguridad se ha instalado como la prioridad número uno de nuestras vidas. Ya no queremos ser felices, queremos estar seguros. Con el terrorismo minando la delgada franja que separa la privacidad de la locura colectiva, vemos cómo cada atentado pretende decirnos que todos, en nuestra soledad, estamos igual de expuestos frente al terror. La desaparición del campo de batalla es la estrategia y el desconcierto su consecuencia inmediata. Todos queremos saber por qué, repentinamente, nos hemos convertido en objetivos militares. Esta desapacible sensación va inundando todos los ámbitos de nuestra vida y la inseguridad se transforma en deseo de saber porque en el conocimiento encontramos cierto sosiego.

Echando un vistazo a la prensa en apenas treinta segundos, la brutalidad pasa por mi cabeza con una normalidad pasmosa. Atentado en Kabul, mueren ochenta personas; el año pasado murieron 2.671 civiles en Bagdad; aparecen fosas comunes del genocidio cometido por el ISIS contra los yazidíes. Es tal el exceso de información que no nos detenemos sobre ninguna atrocidad porque en seguida es sepultada por la siguiente. Pasaremos a la historia no como la generación más sangrienta sino como la más indiferente al dolor ajeno. En esta sobreabundancia de datos que nadie quiere comprender y de los que todos quieren alardear, sobrevuela la ilusión de pensar que bajo el paraguas de la información estamos más seguros.

Antes construíamos certezas que al menos nos servían para ir tirando; ahora parece que todo está inventado, sabido y estudiado, un auténtico peligro porque realmente seguimos sin saber nada en absoluto acerca de aquello que es realmente importante. Hemos dado un salto sin asimilar las bases que produjeron dicho salto. Hemos aprendido a hacer raíces cuadradas sin saber sumar ni restar. Ese es el precio que pagamos por acceder a cualquier contenido a cambio de nada.

Dice Harari en su libro Sapiens que los cambios a lo largo de la historia han estado motivados por contradicciones, de tal modo que hoy nos enfrentamos a una contradicción que viene engordando desde el siglo XVIII, libertad frente a igualdad. Yo creo que aplicando el microscopio a nuestro tiempo y nuestra sociedad la contradicción bien podría ser entre información e ignorancia.

Pedro Sánchez y la Internacional

Tardaba tanto en bajar Pedro Sánchez de la tercera planta a la planta en la que hace unos meses le obligaron a dimitir que Ferraz parecía un concierto de los Guns and Roses y algunos pensamos que Sánchez saldría completamente borracho, se trabaría en el discurso y agradecería a su mujer como Rocky en la segunda entrega de la saga. No fue así pero pasaron cosas mucho más incomprensibles: Ayer los seguidores de Pedro Sánchez cantaron la Internacional; me chocó tanto que me puse a susurrar entre dientes el artículo 135 de la Constitución española, ese que Zapatero modificó junto con el PP en el año 2011 para establecer un techo de gasto y priorizar el pago de la deuda sobre cualquier otro. Que un partido pueda hacer dos cosas tan contradictorias al mismo tiempo como cantar la Internacional y limitar la seocialdemocracia (no es otra cosa la ley de estabilidad presupuestaria) es la última muestra de la esquizofrenia en la que uno debe vivir si quiere dedicarse a la política en este país.

En sus respectivos discursos Patxi López fue conciso y elegante y Susana Díaz apareció circunspecta y jodida. Patxi López (quizá porque sabía que no contaba con ninguna opción) se mostró optimista y conciliador y esa ha sido su estrategia durante las primarias; Susana Díaz no pronunció ni una sola vez el nombre de Pedro Sánchez y dejó bien claro que su gestión estaba siendo un éxito en Andalucía, repitió varias veces la palabra socialdemocracia y varias veces la palabra partido socialista, su estrategia durante la campaña de primarias ha sido la de ganar, ganar y ganar.

Con un 80 % escrutado el primero que dijo algo fue Antonio Hernando: dimito. Por primera vez pensé que el portavoz hablaba por si mismo. A mi me hubiese gustado verle responder a las preguntas de los periodistas otra vez: Señor Hernando, ¿apoya usted ahora un NO a Rajoy? El joven Rafael yo creo que no vuelve a la política.

Al grito de susanista el que no vote algunos empezaron a vitorear al vencedor demostrando que el PSOE lleva noqueado años, tan noqueado que no sabe de dónde le llegan los golpes: a veces de Podemos, a veces de Rajoy, a veces de su misma bancada. Ese ha sido uno de los grandes problemas del PSOE: dejarse golpear por todos y no ser capaz de poner orden entre tanto punch cruzado. Hasta los mismos socialistas disfrutan golpeándose en un ejercicio claro de sadomasoquismo.

La victoria de Pedro Sánchez es la victoria del héroe porque ha vencido a los grandes popes del socialismo español (González, Zapatero, Rubalcaba, etc) con la legitimidad de sus afiliados, es decir con la legitimidad de la calle (esa que reclama Podemos). En la dialéctica que el PSOE lleva dos años desarrollando hay una malformación de base: buscar ser el referente de la izquierda. Los líderes se instituyen como tales en virtud de la confianza que se deposita en ellos; nadie puede autoerigirse líder. Yo creo que por eso se pusieron a cantar la Internacional.

Si nos ponemos estupendos podemos llegar incluso a la peligrosa conclusión de afirmar que la modificación del artículo 135 abre las puertas a la prohibición de la doctrina socialdemócrata. ¿No es el gasto y por lo tanto la asunción de un déficit el principal instrumento de la socialdemocracia? Seis años después de aquella reforma me pregunto si de verdad Zapatero pensó que aquella maniobra le saldría gratis. Y todavía hay quien afirma con rotundidad, con seriedad, con vehemencia que Zapatero fue el mejor presidente de nuestra democracia.

El gran estratega que ha despedazado al PSOE se llama Mariano Rajoy; mientras la izquierda le menosprecie como enemigo y aluda a él como el que alude a un pariente tonto el diagnóstico estratégico estará siempre errado: Rajoy es un político de una talla mucho mayor de la que se le supone. No hay una oposición potente que le haga sombra y eso se nota en cada sibilina actuación: todas le salen gratis al gallego.

Así que finalmente apareció Pedro Sánchez y dijo prácticamente lo mismo que dijo en algún otro sitio hace más o menos un año: la euforia de Ferraz parece tan contundente que todos ven ya un Gobierno de coalición de izquierdas echando a los populares de la Moncloa. Si es así de fácil ¿por qué no lo hicieron hace más o menos un año? Mientras el PSOE se desgasta interpretando la euforia el PP saca los presupuestos Generales del Estado con el No del señor Hernando y el SI del PNV. Los periodistas miramos de reojo a Rajoy cuando la cámara baja aprobó el documento pero nadie se atrevió a preguntarle luego, en rueda de prensa, por qué no buscó esos mismos apoyos para la investidura.

Me pregunto si hubieran cantado la Internacional de haber ganado Susana Díaz.

La verdad del PSOE

Como quien no quiere la cosa la verdad del PSOE va pasando de puntillas por los acontecimientos y las cadenas de televisión: en el debate de los tres candidatos a la Moncloa (perdón, a la secretaría general del partido), se dijeron cosas tan ciertas que pasaron desapercibidas. La verdad no duele: aburre. Que Pedro Sánchez se presente nuevamente a unas primarias revela que alguien está equivocado en Ferraz, el problema es que nunca sabremos quién. La verdad del PSOE, digámoslo de una vez, es esta: Su tiempo se ha terminado.

Se ha centrado el tiro en culpar al partido socialista por su famosa abstención y yo creo que este hecho encierra una verdad que ningún votante (al menos ningún votante de la cuerda de Pedro Sánchez) pasa por alto: simbólicamente el PSOE facilitó la investidura de Rajoy. Para un socialista de corazón (sea esto lo que sea) la estrategia del partido es una traición comparable al congreso de Suresnes y el referéndum de la OTAN. Sobre todo porque si se hace una sencilla suma se da cuenta uno de que la abstención del PSOE no era necesaria para la investidura de Rajoy. Contemos: PP + CIUDADANOS + PNV + Coalición Canaria = 176. Esta misma suma es la que va a posibilitar la aprobación de los presupuestos generales del Estado. Es curioso que todas las miradas ―cuando se buscan culpables de la debacle electoral socialista― se centren en Pablo Iglesias y no en el enemigo clásico: la derecha. Durante todo el proceso de investidura Mariano Rajoy no perdió oportunidad de desplazar la presión sobre Pedro Sánchez a sabiendas de que el concurso socialista no era necesario para investirle presidente. La presión es siempre de aquel candidato que recibe el encargo del Rey de formar Gobierno. Claro que Rajoy buscaba el camino rápido puesto que con la abstención del PSOE ya tendría asegurada una mayoría famélica con la que comenzar la legislatura. Lo difícil, lo político, lo lógico hubiera consistido en buscar apoyos en su arco ideológico (tal y como mandan los cánones irracionales de la política). Rajoy se va revelando como un finísimo estratega, tan cruel como sigiloso. Cuando le preguntaban por la investidura solo le hubiera faltado contestar: pregúntenle al señor Sánchez, aquel que me llamó político indecente, podría añadir con desdén. Hacer como que la cosa no va con él, esa ha sido siempre su forma de medrar como Presidente del Gobierno.

Los medios de comunicación van desdibujando el mapa ideológico, EL PAÍS opina sin complejos en su editorial de hoy: […]el proyecto de Pedro Sánchez aspira más a saldar cuentas con un pasado y sus traumas […]. Yo creo que la ideología es la religión del siglo XXI y que EL PAÍS sigue la ideología de contentar a sus jefes; el periodismo fue una forma pertinaz de llevarle la contraria al jefe, ahora es un oficio gregario como de operarios que construyen en una cadena de montaje una verdad oficial. Habla de «reconstrucción» EL PAÍS cuando se refiere a Patxi Lopez o Susana Diaz, sin llegar a explicar en qué consiste esa reconstrucción. Cualquier palabra puede convertirse en talismán siempre que esconda mucho más de lo que muestra (como en aquella teoría de Hemingway respecto a cómo debía ser un buen relato). La reconstrucción del PSOE es una quimera que agitan los nostálgicos de un PSOE que mandaba en la izquierda, pero ahora la cosa se ha complicado. Yo estoy deseando que gane Pedro Sánchez para que el ridículo sea completo.