La verdad del PSOE

Como quien no quiere la cosa la verdad del PSOE va pasando de puntillas por los acontecimientos y las cadenas de televisión: en el debate de los tres candidatos a la Moncloa (perdón, a la secretaría general del partido), se dijeron cosas tan ciertas que pasaron desapercibidas. La verdad no duele: aburre. Que Pedro Sánchez se presente nuevamente a unas primarias revela que alguien está equivocado en Ferraz, el problema es que nunca sabremos quién. La verdad del PSOE, digámoslo de una vez, es esta: Su tiempo se ha terminado.

Se ha centrado el tiro en culpar al partido socialista por su famosa abstención y yo creo que este hecho encierra una verdad que ningún votante (al menos ningún votante de la cuerda de Pedro Sánchez) pasa por alto: simbólicamente el PSOE facilitó la investidura de Rajoy. Para un socialista de corazón (sea esto lo que sea) la estrategia del partido es una traición comparable al congreso de Suresnes y el referéndum de la OTAN. Sobre todo porque si se hace una sencilla suma se da cuenta uno de que la abstención del PSOE no era necesaria para la investidura de Rajoy. Contemos: PP + CIUDADANOS + PNV + Coalición Canaria = 176. Esta misma suma es la que va a posibilitar la aprobación de los presupuestos generales del Estado. Es curioso que todas las miradas ―cuando se buscan culpables de la debacle electoral socialista― se centren en Pablo Iglesias y no en el enemigo clásico: la derecha. Durante todo el proceso de investidura Mariano Rajoy no perdió oportunidad de desplazar la presión sobre Pedro Sánchez a sabiendas de que el concurso socialista no era necesario para investirle presidente. La presión es siempre de aquel candidato que recibe el encargo del Rey de formar Gobierno. Claro que Rajoy buscaba el camino rápido puesto que con la abstención del PSOE ya tendría asegurada una mayoría famélica con la que comenzar la legislatura. Lo difícil, lo político, lo lógico hubiera consistido en buscar apoyos en su arco ideológico (tal y como mandan los cánones irracionales de la política). Rajoy se va revelando como un finísimo estratega, tan cruel como sigiloso. Cuando le preguntaban por la investidura solo le hubiera faltado contestar: pregúntenle al señor Sánchez, aquel que me llamó político indecente, podría añadir con desdén. Hacer como que la cosa no va con él, esa ha sido siempre su forma de medrar como Presidente del Gobierno.

Los medios de comunicación van desdibujando el mapa ideológico, EL PAÍS opina sin complejos en su editorial de hoy: […]el proyecto de Pedro Sánchez aspira más a saldar cuentas con un pasado y sus traumas […]. Yo creo que la ideología es la religión del siglo XXI y que EL PAÍS sigue la ideología de contentar a sus jefes; el periodismo fue una forma pertinaz de llevarle la contraria al jefe, ahora es un oficio gregario como de operarios que construyen en una cadena de montaje una verdad oficial. Habla de «reconstrucción» EL PAÍS cuando se refiere a Patxi Lopez o Susana Diaz, sin llegar a explicar en qué consiste esa reconstrucción. Cualquier palabra puede convertirse en talismán siempre que esconda mucho más de lo que muestra (como en aquella teoría de Hemingway respecto a cómo debía ser un buen relato). La reconstrucción del PSOE es una quimera que agitan los nostálgicos de un PSOE que mandaba en la izquierda, pero ahora la cosa se ha complicado. Yo estoy deseando que gane Pedro Sánchez para que el ridículo sea completo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s