Armas prohibidas

Todas las épocas han tenido su guerra: Corea, Vietnam, el Golfo Pérsico. El siglo XXI comenzó con la destrucción de las torres gemelas y continuó con la invasión de Afganistán; desde el año 2010 el conflicto sirio está marcando el paso de las relaciones internacionales . Siete años de conflicto van arrojando cifras escalofriantes que de tan escandalosas pasan desapercibidas: diez millones de desplazados, más de trescientos mil muertos, más de cien mil civiles asesinados. Uno no toma conciencia de esta cifra a no ser que calcule cuántos civiles fallecen por hora desde el inicio del conflicto: uno. Cada hora desde hace siete años muere un civil en Siria. Un muerto por hora es la velocidad del terror en Siria.

En el último episodio de esta barbarie parece ser que un ataque con armas químicas ha causado más de setenta muertos, treinta de los cuales eran niños. Las imágenes de niños amontonados con el macabro rictus de la muerte pintándoles el rostro pone la carne de gallina. Uno puede imaginar que bajo ese infame montón está su propio hijo, uno puede ponerse fácilmente en la piel de los padres de esos treinta niños asesinados. Pero no es la primera vez que Bachar el Asad utiliza armas químicas de forma indiscriminada y a sabiendas de los daños que pueden causar en la población civil, desde el inicio de la contienda el ejército nacional ha utilizado armas prohibidas sin prejuicios, como si en lugar de gas sarín estuviesen matando con agua bendita. El gambeteo del Presidente sirio para con la ONU resulta de lo más despreciable; aseguró hace años haber destruido su arsenal de armas químicas (según la OPAQ uno de los más grandes y potentes del mundo).

La ONU no ha podido emitir una condena de estos hechos porque Rusia ha ejercido su derecho de veto. La explicación rusa: que fueron los rebeldes quienes escondían los agentes químicos que explotaron al sufrir un bombardeo.

En los años ochenta Sadam Hussein tuvo un episodio parecido (en la guerra Irán-Irak) utilizando armas químicas contra la población kurda y causando más de 5000 víctimas. Durante aquella guerra Estados Unidos fue aliado incondicional de Irak y suministró junto con otros países occidentales la tecnología necesaria para realizar el ataque. Cuando se trató de condenar los hechos ante la ONU Estados Unidos afirmó que el incidente había sido en realidad un accidente iraní al manipular agentes químicos. Sé que si has leído con atención te estarás llevando las manos a la cabeza o te habrán entrado ganas de vomitar.

Yo creo que el hombre es una especie aberrante y que no importa el grado de crueldad, siempre podemos superarlo. Si la política es el arte de la suciedad, la política internacional es la pornografía de esa podredumbre. Para trabajar en la ONU se deben de tener un estómago de acero inoxidable y problemas de salud mental, de otra forma no se entiende su funcionamiento. Un grupo de psicóticos, paranoicos y desahuciados: así les veo cuando tratan de ponerse de acuerdo solo para firmar una cartita de condena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s