Carlos Dívar

He leído hoy en el diario público.es este artículo, donde se nos dice que mi querido Gallardón afirma que el Consejo General del Poder Judicial y su presidente, Carlos Dívar, han salido “fortalecidos”, toda vez que el asunto de los viajes a Marbella ha quedado sepultado bajo la montaña de la indiferencia. En los juzgados todo se pudre de aburrimiento y telarañas y jueces que no justifican sus gastos. Todo se archiva porque la justicia sólo sirve para constatar el delito, nunca para corregirlo.

Hagamos un rápido repaso de lo sucedido antes de que sea demasiado tarde, es decir, antes de que la actualidad nos obligue a mirar a otra parte: Su señoría Carlos Dívar pasó gastos de 20 viajes a Puerto Banús en tres años; alguien —un vocal del Consejo General del Poder Judicial— decide denunciar esta irregularidad; finalmente el juez que instruye el caso archiva la causa. La explicación: los jueces no tienen que explicar en qué gastan el dinero de todos, los jueces pueden gastar sin presentar facturas, por lo tanto, su señoría Carlos Dívar es a todas luces inocente, ya que no está incurriendo en delito alguno. Hasta aquí los hechos, todo lo que leas a continuación podrá ser utilizado en mi contra.

Que algo sea o no delito ni dignifica ni oscurece a su infractor, le hace sencillamente más o menos legal, pero dentro de la legalidad se puede ser un tipo despreciable así como dentro del delito se puede ser radicalmente justo. Matar a Hitler hubiera sido un ejemplo de justicia social; respetar la ley del Gulag nos hizo más mezquinos. Hay ejemplos para todos los gustos: buscad el vuestro.

Nos estamos acostumbrado con demasiada facilidad a la cosificación del mundo y sus asuntos: ya no hay moralidad posible. Hay que reducir todo a términos infantiles, sencillos, esquemático, legales. Para que nos entendamos, el Presidente del Consejo General del Poder Judicial no ha cometido ningún delito, puede seguir viajando a Puerto Banús las veces que quiera, sin tener que presentar una sola factura. Que algo no sea ilegal no significa que sea correcto, para eso hemos inventado algo muy complejo que está pasado de moda: la ética. Bajo un punto de vista ético, lo que ha hecho Carlos Dívar es reprobable. A nadie le meten en la cárcel por cometer actos de dudosa ética.

Ahora bien, lo que nuestro querido exalcalde nos dice en los pasillos del Congreso es que «cualquier hecho que se denuncia tiene para todos los españoles una tramitación, una investigación, y en función de ello una calificación». Alberto, tío, nadie ha investigado las facturas de Carlos Dívar; nos gustaría comernos nuestras ínfulas, nos gustaría decir que su señoría viajó a Puerto Banús por asuntos profesionales, pero no podemos, no podemos saber en qué se gasta ese dinero. No sólo se da esta peculiaridad con los jueces del Consejo General del Poder Judicial; dentro del aparato del Estado, muchos otros cargos pueden realizar gastos privados utilizando dinero público sin tener que presentar luego una factura. Esta es la transparencia del gasto público.

Decir que nuestra justicia “sale fortalecida” de un asunto como este, cuadra con la estrategia del partido popular que ya ha denunciado Juan José Millás en este artículo, una estrategia que consiste en deformar el significado de las palabras o, mejor aún, rebautizar el significado de ciertos términos para que designen lo que al poder le convenga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s