Escribir un blog

No termino de entender las teorías que se han ido montando en torno al fenómeno de los blogs, ni su jugueteo con el alzamiento a categoría de género dentro del ámbito literario. Un blog es una herramienta de edición que puede manejar cualquiera que tenga conocimientos informáticos a nivel de usuario, una potentísima herramienta de edición prácticamente gratuita y prácticamente independiente; no hay intermediación entre el que publica y el que lee, y no hay, en algunos casos, intermediación entre el que escribe y el que lee. La revolución consiste en borrar a los intermediarios: el escritor y el editor son la misma persona. Además hoy, un texto puede llegar sin coste desde Madrid hasta Pekín: también se ha borrado al aparato logístico.

La glorificación de la herramienta es una realidad muy sintomática de los tiempos que nos han tocado vivir (¡qué expresión tan extraña!: «los tiempos que nos han tocado vivir»), no importa si la herramienta funciona bien o mal y tampoco importa qué nos arreglará; lo importante es que la herramienta convenza desde su estética y desde su estar en el mundo, lo importante es que la herramienta escenifique su obligatoriedad para con el consumidor.

Confundimos la herramienta con el objeto para el que fue creada. Una cámara digital no es la fotografía; un blog no es la escritura; un teléfono móvil no es la comunicación. Atribuimos a la herramienta automáticamente la cualidad equivocada. Un coche no es el trayecto aunque la publicidad se empeñe en dibujarnos coches como autopistas, o autopistas como coches. No.

Cuando nos compramos una cámara olvidamos un factor determinante: las fotos no las hace la cámara, hay que apretar el gatillo. Aunque nos cueste reconocerlo, las fotos las hacemos nosotros; alguien tiene que apretar el botón, alguien tiene que mirar, alguien tiene que esperar, alguien tiene que decidir cuándo ha llegado el momento decisivo, como dijo Cartier-Bresson. La fotografía está ahí, se tome o no, lo único que hace el aparato es constatar la construcción mental, constatar que la luz incidió en el objeto y la vimos de tal o cual forma. La cámara levanta acta, la foto nos dice: este tipo apretó el disparador. Nada más.

Tengo una cámara réflex que me costó una fortuna cogiendo polvo en el armario de la cocina: es una herramienta inútil.

Con el blog sucede lo mismo. No basta con crearse una cuenta en wordpress y esperar a ver qué pasa. Hay que escribir. En puridad, la relación que une al blog con la escritura es la misma que une al boli bic con la escritura, a una Olivetti con la escritura, a una grabadora con la escritura, a un portátil con la escritura. No hay relación, da igual con qué se escriba. De hecho, me atrevería a decir que abrirse un blog es postergar el momento de la escritura: mientras uno elige un nombre absurdo y rompedor (por ejemplo pelear o correr, por ejemplo últimoround), mientras decide qué color le pone al fondo, mientras elige qué tipo de letra, mientras toma decisiones que cree supondrán un punto más en la valorización de su blog (¡!), no escribe. También pasamos largas horas jugueteando con el móvil, pensando que no nos llama nadie, o quitándole polvo a la cámara. La herramienta nos hipnotiza desde su promesa: soy lo último, lo mejor; arreglaré tu vida.

Pretender que en torno al blog se arraciman factores comunes y creer por lo tanto que el blog es una categoría (y no una herramienta, repito) nos puede llevar a clasificar los géneros literarios por su aparataje logístico. Así tendríamos: el género de la nostálgica máquina de escribir, el género de la prehistórica pluma, el género del insustancial dictado, el género posmoderno del blog, etcétera.

La literatura se lleva todo por delante; desde una piedra tallada hasta un microprocesador Intel CORE i7 vPro 2,80 GHz. El avance tecnológico no permea la semilla de la literatura, y no crecen los frutos prometidos. Primero hay que sentarse a escribir. Primero hay que pararse a pensar y tomar impulso, primero, antes de abrir un blog, hay que tener algo que contar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s