El precio y el valor

No sabemos cómo hemos llegado hasta aquí, pero sabemos qué nos ha traído hasta este orden: el dinero. Desde que nos levantamos para arrastrarnos camino a la oficina, hasta que clausuramos el día en la tasca del barrio, todos nuestros movimientos pivotan en torno al dinero, todo lo que hacemos está encaminado a mantener una cuenta corriente, a pagar una deuda, a mantener a cero el saldo deudor de nuestra biografía. En el mantra que nos repetimos en la ducha, la riqueza es el nirvana que nos liberará de la cadena de deseos. Hay que ser millonario cuanto antes para poder hacer aquello que jamás haremos, incluso siendo ricos (no nos engañemos). El dinero es el orden del mundo.

Hoy vamos a hablar del precio y del valor. Hola, soy Coco; esto es arriba, y esto es abajo; esto es alto, y esto es bajo. Coco nos enseñó hace treinta años que las cosas son simples y gráficas; las cosas se pueden aprender. El precio es la cantidad de dinero que “alguien” esté dispuesto a pagar por “algo”, y el valor es el esfuerzo que supone “fabricar” ese “algo”. Esto quiere decir que nos llevan tomando el pelo desde hace cien años y que se joda la escuela de Chicago con sus premios Nobel. La economía es la última invención de la burguesía para hacernos creer que todos podemos llegar a ser  burgueses. Volvamos a Coco: dos mas dos son cuatro; no son cuatro mas el Euribor. Sí, soy el único que se ha reído, me da igual. Pongámonos la corbata (en mi trabajo un tipo encorbatado es un tipo arropado por la credibilidad):

A la hora de poner un precio la economía mundial se mueve por el siguiente principio ontológico: la mayoría siempre tiene la razón. Pongamos un ejemplo: si todos compramos una casa, el precio de la vivienda sube; si nadie compra una casa, el precio de la vivienda baja. La mayoría es la que pone el precio. Empezamos a entender que eso que llaman “los mercados” es en realidad un eufemismo; los mercados somos tú y yo cuando ahorramos mil euros en un año y los invertimos en Facebook o en el Santander, luego, con nuestros ahorros, la bolsa hace malabarismos; a veces multiplican las pelotas y a veces se les caen todas al parqué.

El precio es, por lo tanto, algo aleatorio, caprichoso e injusto. El mismo precio jamás puede aparecer en dos productos radicalmente diferentes; por ejemplo, un periódico y una cerveza. Cuando un periódico y una cerveza cuestan lo mismo algo va mal. Todos pensamos que las cervezas deberían ser gratuitas, pero estaríamos dispuestos a pagar una fortuna por ellas. Todos pensamos que los periódicos deberían ser gratuitos, de hecho casi nadie paga treinta euros al año por una suscripción. ¿Es un precio caro treinta euros por doce números de un periódico? Treinta euros son dos euros con cincuenta al mes. En un mes todos nos gastamos mas de dos euros en cervezas. El precio de algo –recordemos- está definido por el hecho de que alguien esté dispuesto a pagarlo. Es una cuestión de atrevimiento. Las cosas nunca pueden ser caras o baratas. Las cosas nos arrojan su precio como si nos retaran.

Confundir precio y valor es un equívoco común. Si somos estrictos nada tiene el valor que muestra su precio; la relación entre una cantidad y su valor es innombrable. Algo realmente valioso no se puede cuantificar y estaríamos dispuestos a pagar el precio que fuera para conseguirlo. Cuando decimos que algo es caro, añadimos: no vale ese precio. Ya estamos cayendo en la trampa.

Ahora miradme a la cara y decidme que un periódico local, que nace con la vocación de servir de alternativa a los medios masivos, y que cuenta con el único empuje de la ilusión y la única meta de poder llegar al siguiente número, tiene un valor excesivo. Treinta euros al año. Si pensáis que efectivamente, su valor es desorbitante, pinchad en este link y rellenar los campos, el precio es irrisorio: http://www.doopaper.com/pubs/agora15/?t=paypal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s