Narciso

Entre escribir y publicar media la misma distancia que entre hablar de política y hacer política. A todos nos gusta escribir y a todos nos gusta hablar de política en el bar, pero dar la cara es otra cosa. Desde la barrera todos somos José Tomás, en el ruedo saldríamos corriendo para mezclarnos de nuevo con la multitud.

Tengo un amigo que siempre apunta al narcisismo como motor inicial de toda acción que consista en exponerse ante el resto. Estoy totalmente de acuerdo con él. Para darse a conocer primero hay que gustarse.

Hay un gran componente de egocentrismo en todas las caras públicas, sean escritores, políticos o futbolistas. En el mundo del deporte este hecho se traduce en la diferencia que hay entre jugar y competir. Un profesional no juega, compite. Nunca gana el mejor; gana el que mejor sabe competir. El genio es aquel que compitiendo es capaz de enmascarar la competición y darnos el juego: Messi, Cortázar, Havel.

Hablamos mucho pero no nos gustamos, o no nos gustamos lo suficiente como para figurar. El mundo está dirigido por narcisos para los que su espejito es siempre más importante que el cristal de lo ajeno.

Conviene recordar lo que Ovidio nos contó en su metamorfosis: vivirá hasta viejo si no se contempla a sí mismo. De esta forma estigmatizó Tiresias al niño Narciso. La profecía no pudo cumplirse; después de una jornada de caza y distracción, el maravilloso adolescente se inclinó sobre un río para beber agua y, al contemplar su propio rostro, quedó prendado de su belleza. El final todo el mundo lo conoce.

Sabemos que mirarse en exceso puede provocar daños en la salud mental, y que además, de tanto mirarnos, se nos puede escapar eso que sucede en los aledaños de nuestro cuerpo: la vida.

Anuncios

Un comentario en “Narciso

  1. Estupendo post.
    Me gustaría matizar. Sin negar que la mayoría de quienes se exponen publicamente, ya sea a través de la política, las artes escénicas, la música o cualquier otra actividad pública, puedan tener ciertos rasgos exhibicionistas (que no es lo mismo que narcisistas), hay mucha gente que tiene una “dimensión” pública que no sufre el narcisismo que le achaca el autor en este artículo. Es más, conozco más de un actor y cantante que no se gustan nada nada. De hecho hay algunas personas que incluso lo hacen como terapia para vencer la timidez o la falta de estima personal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s